El artista no cesa en ningún momento de reciclar, pasa de un soporte mental a uno material para poder crear su obra; lo curioso es que la obra a su vez es reciclada por la mirada subjetiva del observador, pues al mirar hacemos nuestra la obra, contribuyendo de esta forma a un nuevo acto creativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies